La Ouija – Juego del Mas Alla

 

La Ouija es un tablero en el que se encuentran grabados todos los caracteres del alfabeto, los números del 0 a 9 y en un lugar central, el Sí y el No.
Como guía se utiliza una tablilla acabada en punta o flecha, o cualquier otro objeto que pueda cumplir una función señaladora.
Tal vez la Ouija más popular sea aquella que se practica en nuestra propia casa, dibujada sobre un papel y con una copa como señalador, por ello, también recibe el nombre de “Juego de la copa”.

Se practica usualmente en una habitación tranquila, alrededor de una mesa y con un mínimo de cuatro participantes, aunque esto no es una norma general.
Para agregar “diversión”, algunos audaces prefieren practicarla en sitios abandonados, lugares tétricos y desolados, como un cementerio, para crear un ambiente espectral.

La mayoría de las veces, se juega inocentemente con la Ouija pensando que es una distracción, un juego de azar divertido para jugar entre amigos. ¿Cuál es el objetivo del juego? Se hace una pregunta, normalmente, ¿Quién o qué eres? ¿Cómo te llamas? “Alguien” o “algo” nos responde…

En numerosas ocasiones, son los mismos participantes quienes de forma voluntaria o involuntaria, mueven la tablilla y crean o tergiversan el mensaje: en estos casos, obviamente, el contacto no es real.
Pero en otros casos, y aunque no se perciba mal alguno, muchos toman el gusto al juego: seres fallecidos, almas errantes y entidades de otros planos pueden ser contactados y no siempre estas entidades desean ser molestadas, ni son amables con el curioso preguntón.

Para aquellos que quieran intentarlo, algunos consejos: la sesión debe estar guiada por una persona conocedora de la tabla Ouija, los participantes deben ser adultos, NO ES UN JUEGO RECOMENDABLE PARA NIÑOS; deben encontrarse en un estado de tranquilidad mental, evitar todo tipo de excitación, temor, o ansiedad, y fundamentalmente, no deben dejarse influenciar por los mensajes de lo que debería ser sólo un juego.

Algunas personas se refieren a la Ouija como el juego maldito, otras tantas hablan de fraudes, y muchas son las historias que se cuentan, buenas y malas, a veces con desdén, a veces hasta con humor, pero casi siempre con temor.
Debemos sentir respeto por una práctica que aunque se llama inocentemente “juego“, en el fondo no lo es.

Latest Comments
  1. lola

    bueno no me gusto osea tyene un buen de letras dooo lucers¡¡

  2. sandra

    no le lo creo
    en serio
    es
    la cosa
    mas absurda
    q he oido en mi vida
    es de la oija q estupidez.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *